Un nutritivo puré de espinacas y patatas para bebés

Un nutritivo puré de espinacas y patatas para bebés
Share on Pinterest

Nos encanta traerte recetas para bebés de manera tal que puedas variar los alimentos y ¡enseñarle a comer a tu hijo de todo un poco! Si tu bebé ya ha cumplido 12 meses y el pediatra te ha dado luz verde para incluir las espinacas en su dieta, esta papilla ¡te vendrá como anillo al dedo!

Recuerda que la iniciación en la alimentación complementaria puede no ser fácil y que el bebé puede rechazar un alimento varias veces. Esto no significa que debas dejar de ofrecérselo… Continúa ofreciendoselo, varía la cocción y las mezclas de alimentos hasta que se acostumbre a su sabor y textura.

¿Descubrimos juntos este puré de espinacas y patatas?

Ingredientes del puré de espinacas y patatas

  • 60 gr. de hojas de espinacas
  • 1 patata mediana o 2 patatas pequeñas
  • medio puerro
  • aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer un puré de espinacas y patatas paso a paso

Antes de preparar el puré de espinacas y patatas, recuerda que cuanto más frescas sean las verduras ¡mejor! El tiempo que las verduras pasan en la nevera les quita nutrientes. Por eso, siempre te recomendamos preparar los purés de tu bebé cuando vuelves de hacer las compras porque así ¡guardarán todos los nutrientes! Recuerda que las papillas pueden congelarse y así evitas la posibilidad de que se generen bacterias en ellas.

Vamos a la receta… Lo primero que debemos hacer es lavar bien las hojas de espinacas, el puerro y las patatas. Una vez tengamos todo bien limpio, ponemos manos a la obra.

Cortamos el puerro en cubitos y lo colocamos en una cazuela con un chorretón de aceite de oliva virgen extra. Lo mareamos un poco y luego añadimos la patata, cortada también en cubos pequeños para que se cocine más rápido.  Cubrimos con agua y dejamos cocinar unos 10 o 12 minutos (hasta que la patata esté blanda).

Luego, incorporamos las espinacas y cocinamos unos 3 o 4 minutos más. También puedes utilizar espinacas congeladas, las hay de muy buena calidad en los supermercados y al ser congeladas tras su recolección mantienen todos los nutrientes.

Finalmente, retiras las verduras del agua y trituras hasta obtener la textura que le guste a tu peque. Puedes agregar caldo de cocción para hacer la papilla más líquida o un chorrito de aceite de oliva virge extra.

¿Te gustó esta receta? Prueba también la papilla de garbanzos que te propusimos tiempo atrás.

Vía: Pequerecetas

There are 1 Comment

  1. Publicado por emilia Responder

    Me gustaria aprender mas recetas , la verdad es ya no se que preparar para mi bb

Deja un comentario