38 semanas de embarazo, ¡a punto de conocer a tu hijo!

38 semanas de embarazo, ¡a punto de conocer a tu hijo!
Share on Pinterest

Si tu hijo aún no ha nacido, no te preocupes: ¡el parto puede desencadenarse en cualquier momento! En las 38 semanas de embarazo ya estás llegando a la fecha probable de parto, ¡paciencia! El ansiado día ya llegará.

Recuerda que nosotros hablamos de semanas de vida de tu hijo mientras que tu médico cuenta las semanas desde tu última regla, con lo cual nuestras 38 semanas de embarazo serían para él la semana 40.

38 semanas de embarazo: El desarrollo del bebé

Semana 38 se embarazo

En la semana 37, los cambios en tu hijo han sido muy sutiles, principalmente aumento de peso y de talla, además de continuar madurando su cerebro y sus pulmones.

Durante las 38 semanas de embarazo, el vérnix caseoso que comenzó a desaparecer semanas atrás ya casi no puede observarse, aunque hay algunos restos entre los pliegues de la piel del bebé. Tu hijo continúa engordando y su rosada piel alisándose…

Tu peque está tan pero tan grande que ya casi no tiene espacio para moverse por lo cual es normal que sientas menos sus pataditas… Eso sí, cuando patee o se mueva, ¡lo sentirás sin lugar a dudas! Si durante un tiempo no notas movimiento fetal, come alguna cosita dulce como un zumo o un chocolate para estimularlo y así asegurarte de que está bien.

A fines de las 38 semanas de embarazo, tu hijo medirá entre 48 y 50 cm. y pesará unos 3400 gr,

38 semanas de embarazo: Los cambios en el cuerpo de la madre

Al terminar esta semana, estarás “a término”, es decir que habrás cumplido las 40 semanas que dura el embarazo (si contamos desde tu última regla). En cualquier momento puedes comenzar a sentir las contracciones de parto, así que ¡atenta! No debes preocuparte ni sentir miedo pero sí monitorizar si sientes algún cambio en tu cuerpo.

Las contracciones regulares cada 5 o 10 minutos, la rotura de aguas, una disminución de movimientos fetales o un sangrado pueden ser motivo de consulta.

Cuidados y sugerencias en las 38 semanas de embarazo

Como siempre insistimos: no dejes de cuidarte aunque ya estés casi a término. Continúa llevando una alimentación equilibrada y saludable y bebe mucha agua, además de evitar el tabaco, el alcohol y los medicamentos no recetados.

A partir de esta semana es probable que tu médico comience a monitorear a tu hijo mediante el famoso Test No Estresante (conocido por sus siglas como NST). Para ello, te colocará unas cintas en el abdomen y unos sensores conectados a un monitor donde verá la frecuencia cardíaca de tu bebé y si tienes o no contracciones. Si tu embarazo es de bajo riesgo, seguramente el doctor decidirá esperar para que el parto se desencadene solo, sino es posible que sugiera un parto inducido o una cesárea.

Imagen: David Clow

Deja un comentario